viernes, 16 de agosto de 2013

Gracias al club de fans de la Saga Lux- Jennifer L. Armentrout (Facebook)

Capítulo 1 (parte 1)
Katy
Traducido por Cami Ailén, Coto.
Estaba ardiendo otra vez. Me enfermé por la mutación o cuando el Onyx fue rociado por mi rostro. Las células mutadas en mi cuerpo rebotaron alrededor como si estuvieran tratando de atravesar mi piel. Tal vez lo hacían. Se sentían como si estuviera extendida de par en par. Había humedad en mis mejillas.
Eran lágrimas. Me di cuenta poco a po
co.
Lágrimas de dolor y rabia. Una furia tan potente que sabía como sangre en la parte baja de mi garganta. O tal vez era realmente sangre. Por ahí me estaba ahogando en mi propia sangre.
Mis recuerdos después de que la puerta se sellara son difusos. Las palabras de despedida de Daemon me persiguen cada momento. Te amo Kat. Siempre lo hice, siempre lo haré. Hubo un silbido cuando las puertas se cerraron, y me quedé sola con los Arums.
Pensé que ellos tratarían de comerme.
Todo se puso negro y desperté en este mundo donde te duele respirar. Recordando su voz, sus palabras, aliviando algo del tormento. Pero luego recuerdo la sonrisa de despedida de Blake mientras sostenía el collar de Opal, mi collar; el único que Daemon me había dado justo antes de que las sirenas comenzaran a sonar y las puertas empezaran a cerrarse. Mi ira se encendió. Me habían capturado, y no sabía si Daemon había logrado salir junto con el resto.
No sabía nada.
Forzando a mis ojos abrirse. Parpadeé, las luces duras brillando sobre mí. Por un momento, no pude ver alrededor de su brillante resplandor. Todo tenía un aura. Pero finalmente se aclaró, y vi un techo blanco detrás de las luces.
- Bien, estas despierta.
A pesar del ardor palpitante, mi cuerpo se encerró en el sonido apagado de la voz masculina desconocida. Traté de mirar hacia la fuente, pero el dolor se disparó por mi cuerpo, doblando los dedos. No podía mover el cuello, los brazos o las piernas.
Terror helado bañó mis venas. Había bandas de Onyx alrededor de mi cuello, las muñecas, los tobillos, me mantenían atrapada. El pánico se desató, tomando el aire de mis pulmones. Pensé en las contusiones que Dawson había visto el cuello de Beth. Un estremecimiento de repulsión y miedo se sacudió a través de mí.
El sonido de pasos se acercaba, y una cara, inclinada hacia un lado, apareció a la vista, bloqueando la luz. Era un hombre mayor, tal vez en sus cuarenta, con el pelo oscuro salpicado de gris cerca del cuero cabelludo. Llevaba un uniforme militar de color verde oscuro. Había tres filas de botones de colores sobre el pecho izquierdo y un águila de alas a la derecha. Incluso en mi mente el dolor y la confusión nubladas, sabía que este tipo era importante
- ¿Cómo te sientes? - Me preguntó en voz alta. Parpadeé lentamente, preguntándome si este hombre hablaba en serio.
-Todo ... todo duele- dije con voz ronca.
-Son las bandas, pero creo que ya lo sabes.- Hizo una seña algo o alguien detrás de él. - Tuvimos que tomar ciertas precauciones cuando le transportamos."
- ¿Me transportó? - Mi ritmo cardíaco se levantó mientras me miraban fijamente. ¿Dónde diablos estaba? ¿Estaba todavía en Mount Weather?
- Mi nombre es sargento Jason Dasher. Te voy a liberar para que podamos hablar ¿Ves las manchas oscuras del techo - preguntó. Mi mirada siguió a la suya, y entonces vi manchas invisibles. "Es una mezcla de ónix y diamante. ¿Sabes que hace el ónix, y si
lo vuelo, esta sala se llenara de él. Cualquiera que sea la resistencia que se ha construido no ayudará aquí. "Todo el ambiente? En el Monte del tiempo, que había sido sólo una cara enel puff. No es una corriente sin fin de la misma.
¿Toda la habitación? En el Mount Weather, había sido sólo un soplo en la cara. No una corriente sin fin de la misma.
- ¿Sabías que los diamantes tienen el índice más alto de refracción de luz? A pesar de que no tiene los mismos efectos dolorosos del Onyx, en cantidades suficientemente grandes, y cuando el onyx está en uso, tiene la capacidad de drenar a un Luxen, lo que les impide sacar la Fuente. Tendrá el mismo efecto en ti.
Es bueno saberlo.
- La sala está equipada con ónix como una medida de seguridad- continuó, sus ojos de color marrón oscuro se centraron en los míos de nuevo -. En caso de que de alguna forma es capaz de aprovechar la fuente o atacar a cualquier miembro de mi grupo. Con los híbridos, nunca sabemos la medida de sus capacidades.
En este momento no pensé que sería capaz de sentarme sin ayuda, y mucho menos ir de ninjas a nadie.
- ¿Entiendes?- Su barbilla levantada, mientras esperaba. - No queremos hacerte daño, pero vamos a neutralizarte si representas una amenaza. ¿Lo entiendes, Katy?
No quería responder, pero también quería salir de las bandas de ónix malditas: -Sí.
- Bien.- Él sonrió, pero era practicada y no muy amable. - No queremos que tengas dolor. Eso no es lo que Daedalus se trata. Y está lejos de ser lo que somos. Usted no puede creer que en este momento, pero esperamos que se llega a comprender lo que somos. La verdad detrás de lo que somos y quiénes son los Luxen.
- Algo difícil de creer ... en estos momentos.
El Sargento Dasher parecía dar eso por lo que valía la pena, y luego se agachó en algún lugar debajo de la mesa fría. Hubo un fuerte chasquido, y las bandas se levantaron por su cuenta, deslizándose de mi cuello y tobillos.
Dejando escapar un suspiro tembloroso, poco a poco me levanté mi tembloroso brazo. Partes enteras de mi cuerpo se sentía bien entumecidas o super sensibles. Puso una mano en mi brazo. Retrocedí. - No voy a hacerte daño- , dijo. - Yo sólo voy a ayudarle a incorporarse.- Teniendo en cuenta que yo no tenía mucho control sobre mis extremidades temblorosas, no estaba en condiciones de protesta. El sargento me tenía encima en segundos. Apreté los bordes de la mesa para mantenerme estable, tomé en varias respiraciones. Mi cabeza colgaba de mi cuello como un fideo mojado, y mi pelo se deslizó sobre mis hombros, protegiendo la habitación por un momento.
- Probablemente vas a estar un poco mareada. Eso debería pasar.
Cuando levanté la cabeza, vi a un hombre bajo y calvo vestido con una bata blanca de pie junto a una puerta que era un negro como brillante que refleja el ambiente. Tenía un vaso de papel en la mano y lo que parecía un manguito de presión manual en el otro.
Poco a poco, mis ojos recorrieron la habitación. Me recordó a la oficina de un médico extraño equipado con pequeñas mesas con los instrumentos sobre ellos, gabinetes y mangueras negros enganchados a la pared.